Contacto:

Archicofradia  de la Real e Ilustre Esclavitud de Nuestro Padre Jesús Nazareno de Medinaceli
Plaza de San Antonio 1
05005 Ávila

Teléfono: +34/629038811

¿Quiere hacerse socio?

Nombre:

Dirección:

Localidad:

Provincia:

Codigo Postal

Teléfono:

Le atenderemos por el correo electónico: archicofradiamedinaceliavila@gmail.com

Ahora también puede informarse sobre todo lo relativo a nuestra asociación a través de las redes sociales.

Biografría del escultor Juan Vela,

autor de la imagen de San Pedro Llorando

JUAN VELA

 

ESCULTOR

 

INTRODUCCION

 

Gracias a las investigaciones realizadas por la abulense Maruqui Ruiz Ayucar en la Basílica de San Vicente de Ávila, desde el año 2009, se ha podido conocer que las imágenes de “Cristo amarrado a la columna” y la de “San Pedro llorando”, que hasta ese momento  figuraban como “anónimas” son obra del escultor abulense Juan Vela. Ambas imágenes se encuentran en la cripta de la Virgen de la Soterraña y fueron realizadas por el escultor para este lugar.

 

La imagen de “San Pedro llorando” comenzó a salir en la procesión de la noche de martes Santo en el año 1991 acompañada de los hermanos de nuestra Archicofradía.

 

Según la investigación citada, Mariqui Ruiz Ayucar afirma que el contrato original para la ejecución de ambas imágenes presenta una diferencia notable en relación con lo que ahora conocemos, pues no se trataba de dos imágenes independientes, sino de un grupo, Cristo a la columna y San Pedro, de rodillas, junto a él. Algo similar a lo que años más tarde haría Gregorio Fernández con las imágenes de Cristo y la Santa, si bien responden a conceptos absolutamente distintos. Los motivos para el cambio pudieron ser muchos, pero me inclino a creer que el principal fue que no  correspondía al relato evangélico sino que era una interpretación libre del suceso, algo que las instituciones del Concilio de Trento no alentaban precisamente. La “negación de San Pedro” causo un gran impacto en su momento y los cuatro evangelistas la reflejan en sus escritos, aunque Juan no menciona el llanto de San Pedro. Los otros tres utilizan una frase semejante tras el canto del gallo: “saliendo fuera, lloró amargamente”. De cualquier manera, la figura de San Pedro es una primicia en el arte postconciliar. Esta firmemente enraizada en sus doctrinas que tratan de exaltar el sacramento de la penitencia y su cumplimiento por los fieles, en oposición a las tesis protestantes. Como ejemplo de contrición, y siguiendo los programas de la iglesia, el tema de “las lágrimas de San Pedro” se utilizó frecuentemente desde finales del siglo XVI así como la Magdalena penitente, que fueron tema recurrente en artistas como El Greco desde 1580.

 

BIOGRAFIA

 

Hijo de Bernardino Ledesma y de Catalina Vela, Juan Vela es un escultor de la segunda mitad del siglo XVI. De familia de artistas, -si bien su padre fue sastre-, Juan Vela se inclinó por la escultura, frente a la pintura que desarrollaron la mayoría de sus parientes, entre los que se encuentran los Pinilla, Juan Vela padre e hijo, abuelo y tío, respectivamente de nuestro escultor, así como su tutor Juan Guerra. No obstante, tampoco le era ajeno el oficio de escultor, pues, aparte otras relaciones propias de los ámbitos artísticos, también era pariente suyo Lucas Giraldo. Quizá más trascendente para su arte fue la frustrada estancia en Sevilla, a donde viajo siguiendo una trayectoria ya iniciada por Villoldo y continuada por Bautista Vázquez y Jerónimo Hernández, entre otros. Pero una grave enfermedad le hizo regresar y ya no volvería.

 

Otro dato biográfico que se conocen del escultor se refieren al año 1566 en que otorga carta de pago y finiquito de haber recibido todos los bienes que tenía en su poder el pintor Hernando Guerra Camargo, como curador de su herencia. Entre los bienes figuraban unas casas.

 

Se vuelven a tener noticias suyas en 1568 en el que compra un libro de arquitectura en la almoneda de los bienes del pintor Pablo Ortiz y vuelve a aparecer como fiador Hernando Guerra. En 1571 compra algunos bienes en almoneda del difunto escultor Alonso Dávila.

 

En 1571 redacta un testamento al sentirse enfermo, aunque luego vivirá largos años en el que se facilitan datos importantes sobre su vida y su obra. En el mismo manifestaba ser enterrado en la sepultura que poseía en la iglesia de Santiago y se dijesen misas por su abuelo, el pintor Juan Vela, en la iglesia de San Nicolás. Consta también en el mismo que estaba casado con Ana de Morales y tenía un hijo llamado Diego Vela, a quien dejaba como heredero universal de sus bienes. Aparecen en el testamento deudas que tenía contraídas con otros artistas de la ciudad  como el pintor Gutiérrez de Zamora, el platero Diego Alviz y Hernando Guerra.

 

SU OBRA

 

Aunque vecino y tributario del barrio de San Nicolás, sus primeras obras están relacionadas con la iglesia de San Vicente, donde intervino en el retablo mayor, para el que hizo la custodia o sagrario que en él se puso y unas imágenes en relieve, de las que seguramente formaban parte los santos Francisco y Domingo, que se conservan en la capilla del ábside sur.

 

En 1577 aparece dando fianzas para realizar un retablo contratado en fecha anterior para la ilgesia de Santa María de Arévalo. En 1590 se menciona en los libros de fábrica de la iglesia de San Nicolás, que Juan Vela había hecho el retablo mayor, en el momento que se desmontaba para ser policromado.  El último dato que se conoce des escultor se refiere al año 1592 en el que cobrara por una escultura del santo titular del Hospital de San Antón. Aunque sin precisar fecha tambén realizó el retablo de Navalonguilla. Muy activo en las obras diocesanas realizo diversas imágenes, custodias y andas.

 

 

Bibliografía:

Parrado del Olmo, Jesús María. Sobre escultura abulense del siglo XVI

Ruiz Ayucar, Maruqui. Revista Junta de Semana Santa 2012. “Dos imágenes de Juan Vela en las procesiones de la Semana Santa de Ávila”.

 

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© Archicofradia Jesús de Medinaceli de Ávila