Contacto:

Archicofradia  de la Real e Ilustre Esclavitud de Nuestro Padre Jesús Nazareno de Medinaceli
Plaza de San Antonio 1
05005 Ávila

Teléfono: +34/629038811

¿Quiere hacerse socio?

Nombre:

Dirección:

Localidad:

Provincia:

Codigo Postal

Teléfono:

Le atenderemos por el correo electónico: archicofradiamedinaceliavila@gmail.com

Ahora también puede informarse sobre todo lo relativo a nuestra asociación a través de las redes sociales.

Biografia del escultor

Victor Gonzalez Gil,

autor de la imagen del

Nazareno del Perdón

 

 

VÍCTOR GONZÁLEZ

GIL

ESCULTOR

 

 

 

INTRODUCCIÓN

 

En la Semana Santa abulense y dentro de la procesión de “Nuestro Padre Jesús de Medinaceli”, que organiza la Real e Ilustre Esclavitud de Nuestro Padre Jesus Nazareno de Medinaceli, encontramos una obra del escultor D. Victor Gonzalez Gil: “El Nazareno del Perdón”.

 

El Nazareno del Perdón es una talla completa de madera de pino, destinado para ser vestido, de aproximadamente dos metros de altura que, al sorprenderle la muerte el escultor no pudo finalizar, dejándola a falta de lijado (excepto el rostro), estuco y la policromía y fue adquirida por la Archicofradía abulense en 1.992. La imagen fue trasladada al Taller de Restauración del Obispado de Ávila, donde fue terminada por D. Juan Manuel Aranda Corihuela.

 

También adquirió la Archicofradía abulense dos figuras más a D. Victor Gonzalez Gil, destinadas para un nuevo paso, que en un futuro se agregara a los otros siete que ya desfilan en la procesión de “Nuestro Padre Jesús Nazareno de Medinaceli”. Al igual que el “Nazareno del Perdón” las tallas se encuentran sin el estuco y la policromía, siendo igualmente tallas para vestir.

 

En el año 1991 tuve la oportunidad de conocer a D. Victor Gonzalez Gil. Acudí a su estudio acompañado de unos amigos y pude contemplar bastantes trabajos de los que el había realizado y aún tenía en su estudio. En esa época la Archicofradía de Jesús de Medinaceli tenía la intención de adquirir un nuevo paso y ese fue el motivo que me llevo a visitar al escultor.

 

D. Victor Gonzalez Gil era una hombre amable, no paraba de hablar, ni de enseñar los trabajos que tenía en el estudio. Ya tenía 79 años, pero su ilusión por trabajar era la misma de un joven. Aún le recuerdo, de baja estatura, de complexión fuerte, con su bata de color azul con la que trabajaba, su pelo largo y canoso y su cigarrillo siempre en la boca. Volví a repetir la visita en alguna otra ocasión y al final, después de su muerte, la Archicofradía adquirió la imagen del “Nazareno del Perdón” y dos bustos, todos ellos pendientes de la policromía final.

 

 

 

BIOGRAFIA

 

Victor Gonzalez Gil nace en Talavera de la Reina (Toledo) el 30 de marzo de 1912, en el ámbito de una familia humilde, pero con vivencias artísticas pues su padre, Cecilio Gonzalez Galan, fue músico y dibujante de la Sociedad Recreativa “El Bloque” y su madre, Patrocinio Gil Blázque, fue decoradora de cerámica en el Alfar del Carmen de Niveiro y en el de Ruiz de Luna. Victor era el mayor de cinco hermanos.

 

Víctor González Gil se crió en una vivienda aneja a la sacristía de la ermita de la Virgen del Prado, y desde muy pequeño tiene muchas inquietudes artísticas, aficionándose al barro y comenzando a modelar, instalando su primer taller bajo el camarín de la Virgen, donde su padre era el santero. A la edad de diez años había realizado un belén en barro y un busto de su hermano.

 

Se forma en sus estudios en el “Taller de Ruiz de Luna e Hijo”, teniendo como profesor al pintor de origen vasco Aurelio Arteta, y en el de “El Bloque”, hasta que a la edad de 15 años es becado por el Excelentísimo Ayuntamiento de Talavera de la Reina ingresando en la Escuela de Artes y Oficios de Toledo, donde estuvo entre los años 1927 y 1930, obteniendo excelentes calificaciones y un premio de escultura, colaborando también con sus dibujos en las publicaciones “El Castellano” y la “Hoja de Talavera” con tan solo 17 años.

 

Debido a su extraordinario expediente académico es becado por el Ayuntamiento de Talavera y por la Diputación Provincial de Toledo para cursar sus estudios artísticos en Madrid. En 1930, una vez en la capital de España, recaló en la Escuela de Arte de Madrid, Sección Segunda, obteniendo en el curso 1930/31 la calificación de sobresaliente en modelado y en talla de piedra. En este mismo curso ingresa en la madrileña Escuela Superior de Bellas Artes de San Fernando, permaneciendo durante cinco años en la misma y obteniendo Diploma de Mérito en estudio de los Métodos y procedimientos de la enseñanza, Matricula de Honor en dibujo del natural en reposo, Matricula de Honor en Enseñanza General y alcanzar el título de profesor de dibujo. En la Escuela Superior de Bellas Artes de San Fernando tuvo profesores de autentica talla como Aniceto Marinas y José Capuz.

 

En 1936 realiza los cursillos como profesor de dibujo para Institutos de Enseñanza Media, compaginando sus funciones de escultor con las clases como docente en los institutos “Cervantes”, “Quevedo”, “Calderón de la Barca” (donde coincide como compañero con Antonio Machado) y “Lope de Vega” de Madrid y en el instituto “José de Churriguera” de Leganes.

 

Desde su época de estudiante se mueve en distintos círculos artísticos y culturales (su compañero de estudios Ramón Navarro Bremón le explica a Victor las reuniones semanales de “bohemios y talentos” que se realizaban en distintos cafés madrileños) introduciéndole en las citadas tertulias, principalmente en la del Café Pombo, en la calle Carretas, dirigida por Ramón Gomez de la Serna con el entabla una notoria amistad.

 

Durante su dilatada asistencia a estas tertulias, entre otros asistentes a las mismas, encontramos a Miguel Hernández, Pablo Neruda, Federico Garcia Lorca, Jardiel Poncela, Alberti, Salvador Dali, Luis Buñuel, Giménez Caballero, Vicente Aleixandre… A partir de la década de los años 50 también era habitual verle los fines de semana en las tertulias del Café Gijón, donde exponía su teoría vivencialista y donde compartía con otros tertulianos sus experiencias, entre los que se encontraban Benjamín Palencia, Antonio Buero Vallejo, Camilo José Cela y Francisco Umbral.

 

Víctor González Gil perteneció a la famosa “generación del 27” y esta considerado como el jefe supremo del arte vivencialista en España. Como escultor era un artista liberal, que por imperativo de la época tuvo que acogerse a la imaginería religiosa para poder sobrevivir.

 

Movido por sus inquietudes funda en su Talavera natal, en el año 1935, la revista “Rumbos”, de carácter mensual, en la que colaboran varios de sus compañeros de tertulia del Café Pombo. En 1968 colabora en la Revista “Orientación y didáctica de Enseñanza Media, editada por el Ministerio de Educación y Ciencia. También participo en la revista “Estilo” donde publico varios trabajos sobre imaginería y arte, así como en la revista “Índice” dedicada a la artes.

 

En 1939 es detenido como otros tantos y sin ningún tipo de condena es puesto en libertad, aunque hubo de sufrir la perdida de plaza de profesor de instituto, plaza que consiguió recuperar años más tarde.

 

Victor Gonzalez Gil desarrolla toda su vida escultórica en Madrid donde fallece en el año 1992 a la edad de 80 años. Sus restos mortales descansan en Talavera de la Reina, donde el Ayuntamiento le dedico con su nombre una de las calles de su ciudad natal.

 

Después de su fallecimiento se han realizado dos exposiciones sobre su obra. La primera en Madrid, en el año 1995, organizada por la Cofradía del Silencio y Hermandad de los Cruzados de la Fe. La segunda en Talavera de la Reina, en el año 2006, organizada por el Excelentísimo Ayuntamiento de esta localidad. Con motivo de esta exposición, el área de cultura del Ayuntamiento de Talavera de la Reina editó un libro biográfico sobre la vida y obra de Victor Gonzalez Gil.

 

 

ESCULTURA E IMAGINERÍA

 

Terminada la Guerra Civil, ante la pérdida y destrucción de muchas imágenes, se crea la Dirección General de Regiones Devastadas, que brinda a los escultores un amplio espacio de trabajo. En estas fechas Victor Gonzalez Gil tenía su taller en la calle de Garcilaso nº 10, en un local ruinoso que había ocupado anteriormente una imprenta. Posteriormente, en 1940, traslada su estudio a la calle Abadía nº 2 y finalmente, en 1942, traslada, ya definitivamente, su taller a la calle Fernandez de la Hoz, número 58 y 70, en el mismo barrio de Chamberí, denominado barrio de los escultores, pues en el tenían su taller Sixto Alberti, Ricardo Font, Jose Capuz y Eduardo Capa Sacristán.

 

Víctor González Gil, hombre muy polifacético, dedicó a su trabajo muchas horas de inspiración y cuenta con una larga producción imaginera, tanto profana como religiosa. Además de la escultura e imaginería religiosa, complemento su obra con otras actividades complementarias como el grabado, la fotografía, el huecograbado, la medallística (realizando medallas y bocetos de monedas para la Fábrica Nacional de la Moneda y Timbre, obteniendo diversos premios   en   exposiciones internacionales y alcanzando en esta actividad gran prestigio internacional), el mobiliario y la restauración, aunque sus obras más conocidas son las de imaginería religiosa, donde son muchas las obras realizadas, tanto figuras, como altares, pasos y tronos. Su obra profana, es también de gran belleza, aunque mucho más desconocida al pertenecer en muchos casos a personas privadas, por lo que puede apreciarse a través de dibujos o bocetos que aún se conservan.

 

Haciendo un resumen de su obra se contabilizan 12 esculturas, 44 bustos, 80 imágenes, 7 retablos, 21 pasos procesionales, además de 30 dibujos de estudios y 37 dibujos-retratos.

 

Su imaginaria religiosa es la parte de su obra más conocida y en ella destacan los pasos y tronos de Semana Santa realizados para cofradías de diferentes ciudades españolas. Su estilo proclama su arte fielmente enraizado con los conceptos de los clásicos imagineros castellanos, aunque en alguno de ellos también trasmite su devoción por Salzillo. Su afición por el arte sacro le consagro como un reconocido imaginero.

 

Resaltar su primera obra cristológica, el “Crucificado de la Fe” (1943), copia del anterior crucificado que se encontraba en la parroquia de San Luis de Madrid y que fue destruido en un incendio durante la Guerra Civil española en 1936             .

 

Entre sus proyectos no realizados de pasos procesionales destacan los bocetos de la “Santa Cena”, la “Borriquilla” y el “Descendimiento”.

 

               Los pasos procesionales realizados por Victor Gonzalez Gil es amplio. Su obra en la calle a través de las procesiones ha desatado el fervor por las imágenes en las ciudades que cuentan con la presencia de estos pasos. A continuación se relacionan las obras realizadas por el escultor para la Semana Santa:

 

1938 – “La Magdalena” (imagen arrodillada). Jodar (Jaén). Forma parte del paso del Santísimo Cristo de la Expiración.

1940 – “Virgen de la Pasión”. Ciudad Real. Pertenece a la Real Hermandad del Santo Entierro y Nuestra Señora de la Pasión. La imagen de la Virgen es la de mayor antigüedad de cuantas procesionan en la Semana Santa de Ciudad Real. La imagen fue realizada para una Hermandad de Madrid y allí fue procesionada durante varios años hasta la desaparición de esta Hermandad, siendo nuevamente adquirida por su autor. Después de varios años en su estudio fue adquirida por la Hermandad del Santo Entierro y Nuestra Señora de la Pasión El trono del paso también es obra del escultor.

1944 – “La Flagelación”. Madrid. Pertenece a la Cofradía del Silencio y Hermandad de Cruzados de la Fe. El paso esta formado por Cristo Flagelado increpado por dos sayones. Constituyo el más selecto y cuidado conjunto pasional abordado por la gubia de Victor Gonzalez Gil.

1945 – “Dolorosa”. Belinchón (Cuenca).

1945 – “Jesús amarrado a la columna”. Cabeza del Buey (Badajoz).

1946 – “Dolorosa”. La Codosera (Badajoz).- Esta imagen no tiene cofradía.

1946 – “La Oración en el Huerto”. Madrid. Pertenece a la Cofradía del Silencio y Hermandad de Cruzados de la Fe.

1948 – “El Flagelado”. Santander. Excelente talla adquirida por la Junta de Cofradías santanderina. Actualmente forma parte de la Cofradía del Descendimiento. Talla realizada con personalidad propia siguiendo los prototipos de Gregorio Fernández.

1948 – “Dolorosa”. Talavera de la Reina (Toledo).

1948 – “La Virgen y San Juan”. Madrid. Pertenece a la Cofradía del Silencio y Hermandad de Cruzados de la Fe.

1950 – “Virgen de la Soledad”. Aranda de Duero (Burgos). Esta imagen, para vestir, pertenece a la Cofradía del Santo Cristo de la Salud y Nuestra Señora Virgen de la Soledad. También realizo la canastilla del paso para esta imagen (1954).

1952 – “Santa Maria Magdalena”. Andujar (Jaén). Pertenece a la Hermandad del Santísimo Cristo de la Expiración, Santa María Magdalena y Nuestra Señora de la Amargura (Cofradía de los Estudiantes). Esta imagen no sale en procesión desde 1969 y actualmente la Hermandad esta acometiendo la restauración de la misma.

1952 – “Nuestra Señora de la Amargura”. Andujar (Jaén). Pertenece a la Hermandad del Santísimo Cristo de la Expiración, Santa María Magdalena y Nuestra Señora de la Amargura (Cofradía de los Estudiantes).

1956 – “Resucitado”. Realizado para la Hermandad de excombatientes franquistas de Toledo, desfilando dos años en esta cofradía y siendo devuelto posteriormente al autor cuando la Hermandad encuentra un Cristo antiguo mutilado durante la Guerra Civil. Posteriormente fue vendido por el autor a Vélez Rubio (Almería). Forma parte de la Hermandad del Santísimo Cristo del Perdón y los Afligidos.

1959 – “Cristo de Gracia”. Chinchón (Madrid). Hermandad del Santísimo Cristo de Gracia. Talla de magnífica calidad que procesiona en la noche de Viernes Santo, acompañado por la autoridades municipales.

1960 – “María Santísima de la Amargura”. Jodar (Jaén). Pertenece a la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno.

1985 – “Santísimo Cristo de la Expiración”. Jodar (Jaén). Pertenece a la Hermandad del Santísimo Cristo de la Expiración.

1987 – “Nuestra Señora de Caridad y Piedad”. Jodar (Jaén).

1991 – “Nuestro Señor Jesús de las Penas”. Ciudad Real. Perteneciente a la Penitencial Hermandad y Cofradía de Nazarenos de la Humillación de Nuestro Señor Jesús de las Penas. Fue tallada, en fecha desconocida, por el escultor a falta del estuco y policromía, cuando la muerte le sorprendió. Por este motivo fue terminada por el escultor madrileño Faustino Sanz Herranz en 1992.

1991 – “Nazareno del Perdón”. Ávila. Perteneciente a la Archicofradía de la Real e Ilustre Esclavitud de Nuestro Padre Jesús de Medinaceli. Al igual que el anterior se desconoce la fecha en que fue tallada por el escultor y también fue adquirida a falta del estuco y la policromía. Fue finalizado por D. Juan Manuel Aranda Corihuela en 1992 en los Talleres de Restauración del Obispado de Ávila.

? - “La Flagelación”. Talavera de la Reina (Toledo). Pertenece a la Real Cofradía del Santísimo Cristo de la Misericordia (Comercio).

En colaboración con el escultor Adolfo Aznar realiza diversas imágenes para la recién creada cofradía madrileña de la cinematografía (“Crucificado”, “Dolorosa” y “Conducción al Sepulcro”).

                    

Resaltar que parte de la obra de Victor Gonzalez Gil se encuentra fuera de nuestras fronteras y encontramos obras suyas en San Francisco de Chinandega (Nicaragua), Nagarote (Nicaragua), Tacambaro (Méjico), Québec (Canada), Sacramento (California-EEUU), Venezuela y Rusia.

 

 

DISTINCIONES Y PREMIOS OBTENIDOS

 

Victor Gonzalez Gil participó en más de cincuenta concursos, tanto en España como en el extranjero (Italia, Inglaterra…) y de ellos obtuvo gran cantidad de premios, los cuales relacionamos a continuación:

 

1925/26 – Primer premio de escultura.- Centro Cultural de Talavera “El Bloque”.

1936 – Premio del Estado de la Escuela Superior de Bellas Artes. Madrid.

1944 – Mención Honorífica de la exposición de escultura (Obra: Crucificado). Salamanca.

1944 – Segunda medalla en el concurso de imaginería de de la Obra Sindical de Artesanía. Madrid.

1946 – Medalla de Bronce en la exposición “Estampas de la Pasión”. Madrid.

1949 – Medalla de Plata en la exposición “Estampas de la Pasión”. Madrid.

1950 – Dos Medallas de Plata en la exposición “Estampas de la Pasión”. Madrid.

1951 – Premio especial en la II Exposición Nacional de Numismática e Internacional de Medallas. Madrid.

1953 – Accésit en el Concurso de Bocetos de los personajes del Cid para el puente de San Pablo. Burgos.

1953 – Diploma “Categoría B” en el XI Concurso de Nacimientos. Madrid.

1954 – Diploma con medalla “Categoría III” en el XII Concurso de Nacimientos. Madrid.

1954/58 – Tres premios de escultura en la Exposición Artística de la Semana Cultural. Talavera de la Reina.

1958 – Diploma de Honor en el Concurso Nacional de Imaginería. Madrid.

1959 – Segundo Premio en la Exposición Manchega de Artes Plásticas (Obra: “Fuente del Vino”). Toledo.

1960 – Medalla de Oro en la exposición “Estampas de la Pasión” (Obra: “Cristo de la Victoria” de Serradilla). Madrid.

1960 – Primer Premio de Escultura en el Concurso de Arte del Ayuntamiento. Talavera de la Reina.

1967 – Medalla de Mérito en la Exposición de la Medalla Francesa-Italiana-Española. Roma.

1971 – Segundo Premio de Fotografía. Madrid.

1971 – Diploma con medalla en el I Concurso de Fotografía en color. Madrid.

1972 – Primer Premio de Escultura y Dibujo. Madrid.

1974 – Segundo Premio de Dibujo. Madrid.

1983 – Diploma en la Feria Internacional de Muestras de Barcelona. Barcelona.

1983 – El 16 de junio es nombrado Académico Correspondiente de la Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo. Toledo.

 

 

COMENTARIOS A SU OBRA

 

Entre los muchos comentarios realizados sobre su obra, me gustaría destacar el realizado por Julio Trenas:

 

“Ejemplo de tesón, de constancia, de sólida vocación artística, el de Victor Gonzalez Gil. Su triunfo: el nombre de que goza en el ámbito de los estatuarios actuales, sobre todo entre aquellos de que con más dignidad y entusiasmo cultivan la imaginería, lo ha conseguido a fuerza de superación estética. No se entienda que Victor es solamente un imaginero de simples consecuencias artesanales. Su aprendizaje de escultor tuvo todos los quilates y exigencias de un temperamento excepcionalmente creador. Y en su obra de tema profano hay estatuas de tanta belleza y modernidad como “Cefiro” o “Jugador de tenis”. Victor sin dejar de trabajar en su taller de la calle de Fernández de la Hoz, sintió asimismo inquietudes literarias polémicas, verbales y escritas, escapadas a la teorización artística. De ahí surgió su Vivencialismo. Teoría discutida con varia fortuna y aceptación, pero muy comentada por todos. Claramente separa Gonzalez Gil ambas facetas de su actuación vital: el trabajo y creación del escultor y la teorización estética”.

 

Con motivo de la exposición realizada por el Excelentísimo Ayuntamiento de Talavera de la Reina en el año 2006, sobre la obra de Victor Gonzalez Gil, se recogen las palabras de D. José Francisco Rivas, alcalde de Talavera de la Reina, en la presentación del libro que el citado Ayuntamiento editó sobre la vida y la obra de Victor Gonzalez Gil:

 

“Es de justicia rescatar la figura de Victor Gonzalez Gil, talaverano ilustre, a pesar de que haya transcurrido más de una década desde su muerte. Nunca es demasiado tarde para recuperar la memoria, que es la mejor, la única forma de que nadie muera del todo.

 

Y aunque Victor Gonzalez Gil esta presente a través de sus obras en muchos rincones de Talavera, en numerosas iglesias y hasta frente al Prado, en el monumento a la Constitución, una de sus últimas obras, no son muchos los que saben que su talento se extiende por toda España, desde Santander a Jaén pasando por Madrid, y por todo el mundo, de Moscú al Amazonas, en forma de Virgen, de tallas, de retablos, de bustos…

 

La exposición que nos acerca a la vida y la obra de Victor Gonzalez Gil es el tributo de Talavera a uno de sus hijos más ilustres y es, ante todo, la voluntad de sus paisanos de dejar su nombre escrito en la memoria para siempre”

 

 

                                                                                            

 

                

 

                              

Víctor tallando una imagen, y su hija María del Prado dorando al agua, en el taller de la calle Fernández de la Hoz.
Victor González Gil ante el retrato que realizo al poeta Miguel Hernández
Tarjeta publicitaria de Víctor González Gil
Caricatura de Víctor González Gil
Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© Archicofradia Jesús de Medinaceli de Ávila